En este post de cuento como conseguí la absolución de un cliente que vio vulnerado su derecho a la intimidad. Dicha vulneración tuvo como consecuencia que la única prueba de cargo fuese declarada nula, y por tanto como si nunca hubiese existido. Si quieres conocer bien este caso, solo tienes que leer este post.