983 21 04 39 - 617 65 83 90 raulcastro@icava.org
Impago de pensiones

El delito de impago de pensiones

Sí, por si te lo estabas preguntando, existe el delito de impago de pensiones. Y además es un delito por el que se puede imponer una pena de prisión.

¿Dónde se regula?

El delito de impago de pensiones aparece regulado en el artículo 227 del Código Penal, y más concretamente en su apartado 1, que dice así:

«El que dejare de pagar durante dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos cualquier tipo de prestación económica en favor de su cónyuge o sus hijos, establecida en convenio judicialmente aprobado o resolución judicial en los supuestos de separación legal, divorcio, declaración de nulidad del matrimonio, proceso de filiación, o proceso de alimentos a favor de sus hijos, será castigado con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a 24 meses.»

¿Cuándo es delito el impago de pensiones?

Con la simple lectura del artículo 227 del Código Penal nos podemos hacer una idea de cuando es delito el no pagar la pensión (de alimentos, compensatoria…) En resumen, para que el impago de pensiones sea delito, se requiere lo siguiente:

  1. Que se haya iniciado un procedimiento de familia (de separación legal, divorcio, filiación…)
  2. Que la prestación haya sido impuesta en un convenio regulador aprobado por el Juzgado o en una resolución judicial
  3. Que el impago sea de dos cuotas consecutivas o cuatro cuotas no consecutivas

¿Y si soy insolvente? ¿También es delito si no puedo pagar la pensión?

Esta es una cuestión muy interesante y que preocupa a muchas personas que no pueden hacer frente a la pensión.

Pues bien, la respuesta sencilla es NO. Es decir, no hay delito de impago de pensión si no se tiene capacidad económica suficiente.

A este respecto se pronuncia la Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 13/02/2001, que, en líneas generales, dice que el delito solo se comete cuando se puede pagar la pensión y voluntariamente no se hace. 

¿Esto qué quiere decir? Básicamente que el impago de la pensión como consecuencia de una situación de insolvencia económica no puede servir para dictar una Sentencia condenatoria.

¿Y cómo acredito la insolvencia?

Suele ser habitual que el Juzgado de Instrucción lleve a cabo lo que se conoce como «averiguación patrimonial». Esto es básicamente que consultarán en el Punto Neutro Judicial (una herramienta de los Juzgados para conocer inmediatamente determinada información de las personas) y de ahí saldrá información tal como si se ha cobrado alguna prestación, su cuantía, si se ha trabajado, etc.

No obstante, y sin perjuicio de que el Juzgado haya practicado o no dicha averiguación, es el acusado quien debe probar la insolvencia. Esto se puede hacer aportando cualquier documentación económica que pueda probar diferentes circunstancias, como por ejemplo un informe de vida laboral (que puede acreditar la estancia en situación de desempleo durante períodos largos)

¿Puedo alegar la prescripción del derecho a reclamar la pensión?

La respuesta a esta interesante pregunta es SI, se puede alegar la prescripción de la pensión.

Vamos a explicar esto un poco. El Código Civil, en su artículo 1966, dispone que la acción para exigir el pago de las pensiones alimenticias prescriben a los 5 años. Es decir, si en ese plazo de tiempo no se reclama el pago de la pensión, las cuotas cuya antigüedad sea superior a 5 años no pueden ser ya reclamadas.

Esto es algo normal en los procesos de ejecución de títulos judiciales cuando se reclama ante los Juzgados de Familia. Pero ¿y en la jurisdicción penal? ¿Se aplica el Código Civil o la responsabilidad civil por delito?

Ante esta duda, el Tribunal Supremo dispone que las pensiones reclamadas mediante denuncia que deriva en un proceso penal por impago de pensiones son una deuda nacida por una resolución judicial y no nacida por un delito, por lo que se aplica el plazo de prescripción de 5 años del Código Civil  (o el dispuesto por la legislación civil foral, según el territorio)

Si me necesitas, solo tienes que enviarme un mensaje

Política de Privacidad

Los campos marcados con * son obligatorios

Información sobre Protección de Datos

En cumplimiento de lo establecido en la normativa vigente sobre Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que sus datos de carácter personal serán tratados por parte de RAUL CASTRO CABALLERO, en calidad de responsable del tratamiento con la finalidad de gestión de las solicitudes de información que llegan a través del formulario web o redes sociales .La base de legitimación del tratamiento de sus datos es su consentimiento al enviar el presente formulario. Asimismo, le informamos que salvo obligación legal o consentimiento expreso por su parte que  RAUL CASTRO CABALLERO  no va a ceder sus datos a terceras personas.

Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en RAUL CASTRO CABALLERO estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios como también ejercer los demás derechos recogidos por la normativa de la forma que se explica en la información adicional. Usted puede ejercitar los derechos mencionados en los términos establecidos en la normativa vigente dirigiéndose a RAUL CASTRO CABALLERO, C/ Nuñez de Arce 34, 1º B, tel. 983210439, e-mail:. raul.castro.caballero@icam.es

Asimismo, Usted puede solicitar a los mismos datos de contacto, información adicional detallada sobre nuestra política de protección de datos. Igualmente, podrá consultar nuestra información adicional en nuestra página web: Formularios de info periódica, mediante petición al profesional.