983 21 04 39 - 617 65 83 90 raulcastro@icava.org
Seleccionar página
81 / 100
Ficheros de Morosos

¿Qué es un fichero de morosos?

Un fichero de morosos es un listado, en el que las empresas pueden inscribir a las personas que tienen alguna deuda con ellas. En otras palabras, es una base de datos en la que figura el nombre de (supuestos) deudores.

Estos ficheros sirven para que terceros con los que queramos mantener cualquier tipo de relación que implique el pago de dinero pueda consultar nuestros datos a efectos de comprobar nuestra solvencia económica (por ejemplo cuando queremos contratar una hipoteca con un banco)

¿Qué consecuencias tiene que me incluyan en un fichero de morosos?

La inclusión de una persona en un fichero de morosos puede tener múltiples consecuencias, sobre todo teniendo en cuenta que esos ficheros suelen ser consultados por las empresas antes de cerrar una operación.

A modo de ejemplo, y sin que sea una lista exhaustiva, dicha inclusión puede tener las siguientes consecuencias: 

  • Denegación de la posibilidad de pagar la compra de bienes a plazos (por ejemplo un coche)
  • Denegación de contratación de una tarifa telefónica
  • Negación de una tarjeta de crédito
  • Denegación de un préstamo hipotecario

Aunque la inclusión de una persona en un listado de morosos tiene consecuencias en muchos ámbitos, lo cierto es que tiene mucha incidencia sobre todo en operaciones de financiación (hipotecas, préstamos personales, líneas de crédito…) siendo muy normal que dichas operaciones sean denegadas por las entidades bancarias por el hecho de estar inscritos en dichos listados.

¿Qué requisitos deben cumplirse para que puedan incluirme en un fichero de morosos?

Para que puedan incluirnos en un fichero de morosos deben cumplirse los siguientes requisitos, que vienen establecidos por el artículo 20 de la LOPD, y vienen a ser los siguientes:

  • Que los datos hayan sido facilitados por el acreedor o por quien actúe por su cuenta o interés: 

Es decir, la inclusión en el fichero sólo podrá llevarla a cabo el acreedor, o quien actúe en su nombre (por ejemplo una empresa de gestión de recobros).

  • Que los datos se refieran a deudas ciertas, vencidas y exigibles, cuya existencia o cuantía no hubiese sido objeto de reclamación administrativa o judicial por el deudor o mediante un procedimiento alternativo de resolución de disputas vinculante entre las partes.

La deuda tiene que ser una deuda que ya haya vencido, y que por tanto pueda ser ya exigida por el acreedor.

También es muy importante el hecho de que el acreedor no puede haber reclamado la deuda ni por vía administrativa ni vía judicial, así como tampoco por cualquier medio de resolución de disputas vinculante (por ejemplo el arbitraje).

  • Que el acreedor haya informado al afectado en el contrato o en el momento de requerir el pago acerca de la posibilidad de inclusión en dichos sistemas, con indicación de aquéllos en los que participe. 

El acreedor tiene que informar expresamente al deudor, bien en el contrato o bien en el momento en que se le requiera de pago, de que sus datos podrán ser cedidos a un fichero de morosos. Y también tiene que informar sobre aquellos ficheros en los que participe.

En el caso de las entidades encargadas de la gestión de este tipo de ficheros, tendrán la obligación de informar al afectado de la inclusión de sus datos en el fichero.

  • Que los datos únicamente se mantengan en el sistema mientras persista el incumplimiento, con el límite máximo de cinco años desde la fecha de vencimiento de la obligación dineraria, financiera o de crédito.

Es decir, los datos sólo podrán mantenerse en el fichero mientras dure la situación de impago durante un plazo máximo de 5 años.

Y en el caso de que la deuda sea satisfecha, deberá procederse al borrado de los datos.

  • Que los datos referidos a un deudor determinado solamente puedan ser consultados cuando quien consulte el sistema mantuviese una relación contractual con el afectado que implique el abono de una cuantía pecuniaria o este le hubiera solicitado la celebración de un contrato que suponga financiación, pago aplazado o facturación periódica, como sucede, entre otros supuestos, en los previstos en la legislación de contratos de crédito al consumo y de contratos de crédito inmobiliario. 

Nuestros datos no podrán ser consultados, bajo ningún concepto, por nadie con el que no mantengamos una relación contractual que implique el pago de cantidades de dinero.

  • Que, en el caso de que se denegase la solicitud de celebración del contrato, o éste no llegara a celebrarse, como consecuencia de la consulta efectuada, quien haya consultado el sistema informe al afectado del resultado de dicha consulta.

Si la operación que se pretende realizar es rechazada por el hecho de figurar nuestros datos en un fichero de morosos, nos tendrán que comunicar dicha circunstancia.

¿Y si me incluyen sin cumplir alguno de los requisitos? ¿Puedo pedir una indemnización?

La inclusión indebida en estos ficheros, es decir, sin que se cumplan todos los requisitos necesarios, puede generar derecho a indemnización del inscrito. En términos generales, esta indemnización se cuantificará teniendo en cuenta las siguientes circunstancias:

  • Cuanto tiempo han permanecido nuestros datos en el fichero.
  • Las veces que nuestros datos hayan sido comunicados a terceros.
  • Que las gestiones para la cancelación de los datos hayan resultado infructuosas.

Si te han incluido indebidamente en un fichero de morosos, puedes contactar conmigo aquí.

Si te ha gustado este artículo y/o piensas que puede servir de ayuda a alguien, no dudes en compartirlo en tus redes sociales.

Compartir

shares
Abrir chat
Dime en que puedo ayudarte
👋 Hola
¿En qué puedo ayudarte?

Puedes responderme aquí. Pero si me necesitas urgentemente llámame al 617 65 83 90.